...

...

...

...
No te preocupes amor lo que es verdadero nunca termina, nunca.

Hay palabras

Hay palabras que consuelan.
Hay palabras que alivian
Hay palabras que enamoran
Hay palabras que tocan el alma
Hay palabras que rechazan
Hay palabras que alejan
Hay palabras que enojan...
¡También hay letras!

Bruno

Bruno mi nieto comienza a tener ciertos hábitos cuando está conmigo; pide mis brazos y huele mi cuello, luego me mira sonriente y repite su acto.

Bruno no sabe que ese olor permanecerá en su memoria aun después que yo no esté.

Amo a Bruno.

Feliz

¿Que por qué estoy feliz? Preguntas insistente, por mirar mi reflejo en tus pupilas.
:D

Amor de tarde

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos
y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oído que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrías acercarte de sorpresa
y decirme "¿Qué tal?" y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tú con el tizne azul de mi carbónico.

Dime vencedor rapaz

Dime vencedor Rapaz,
vencido de mi constancia,
¿Qué ha sacado tu arrogancia
de alterar mi firme paz?
Que aunque de vencer capaz
es la punta de tu arpón,
¿qué importa el tiro violento,
si a pesar del vencimiento
queda viva la razón?

Tienes grande señorío;
pero tu jurisdicción
domina la inclinación,
mas no pasa el albedrío.
Y así librarme confío
de tu loco atrevimiento,
pues aunque rendida siento
y presa la libertad,
se rinde la voluntad
pero no el consentimiento.

En dos partes dividida
tengo el alma en confusión:
una, esclava a la pasión,
y otra, a la razón medida.
Guerra civil, encendida,
aflige el pecho importuna:
quiere vencer cada una,
y entre fortunas tan varias,
morirán ambas contrarias
pero vencerá ninguna.

Cuando fuera, Amor, te vía,
no merecí de ti palma;
y hoy, que estás dentro del alma,
es resistir valentía.
Córrase, pues, tu porfía,
de los triunfos que te gano:
pues cuando ocupas, tirano,
el alma, sin resistillo,
tienes vencido el Castillo
e invencible el Castellano.

Invicta razón alienta
armas contra tu vil saña,
y el pecho es corta campaña
a batalla tan sangrienta.
Y así, Amor, en vano intenta
tu esfuerzo loco ofenderme:
pues podré decir, al verme
expirar sin entregarme,
que conseguiste matarme
mas no pudiste vencerme.

Amor eterno

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá!
Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.
:D

El ángel - Cuento para niños

Había una vez un ángel especial y diferente, tenía una bella sonrisa, ojos pequeño y expresivos, con una larga melena negra y bella que nunca peinaba. Le gustaba viajar y conocer lugares nuevos y cuando volaba su larga melena ondeaba por el aire.

Una vez viajó al norte y encontró un caballero andante que escribía y escribía, con palabras tiernas escribía sobre el amor y al ángel le gustaba lo que leía, pero él no podía saberlo porque no la veía. Por eso un día se hizo presente, lo saludó y se hicieron buenos amigos.

Pero un día notó que el caballero escribía con tristeza y el ángel se preocupó por él y se acercó para saber que le pesaba. No era gran cosa solo estaba preocupado por las cosas del día y ella lo hizo reír. Y se atrevió a hacer algo que los ángeles no hacen... ¡le regaló una rosa!

El caballero inmediatamente se puso feliz porque amaba las rosas, pero desde ese día aquella rosa fue especial y única. Entonces ella se atrevió aun más... ¡lo llevó a volar! y lo hacía con frecuencia, siempre por las noches para que nadie los viera.

Nunca hubo nadie más feliz que el caballero volando abrazado a su ángel se sentía seguro y protegido y el ángel era sin saber por qué inmensamente feliz.

Así lo hacían noche tras noche, volando, platicando, conociendo cada uno un poco más del otro, eran muy unidos y les gustaba estar juntos.

Este cuento no termina aquí pero por hoy con esto es suficiente.

:D

Mi Perfil

Julio Carreto:

Ingeniero Civil, Maestría en Administración con especialidad en Comercialización Estratégica.
Diplomado en Mercadotecnia, Diplomado en Administración de Ventas.
Consultor Especialista en Planeación de Negocios, Planeación Estratégica y Comercialización Estratégica.
Catedrático de Maestría, Diplomado y Licenciatura

Mail to: carreto.julio@gmail.com

Ver todo mi perfil

Advertencia

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.