No tenemos el poder de retener a nadie. Sólo tenemos el deber de dejar buenos recuerdos

No tenemos el poder de retener a nadie. Sólo tenemos el deber de dejar buenos recuerdos

Hay miradas...

Hay miradas que escriben; un poema, un verso, o una canción.

Hay miradas que besan, para dejarte un sabor en el alma, que sabe a pasión.

Hay miradas que abrazan, para romperte los nudos, los miedos, aquellos que a veces, provocan lagunas en tu corazón.

Hay miradas que ríen, para alegramos la vida entre los sueños sofocados por el dolor.

Y hay miradas tan muertas, tan muertas que no saben enamorar en medio de tanto amor.

Suspiro sobrenatural

Hicimos de nuestra cama un templo para nuestro amor, porque no sólo ahí decidimos dormir, sino que también, elegimos vivir.

Y sin darnos cuenta, hemos abierto con nuestros juegos y deseos, puertas a nuevos mundos. Mundos de inconsciencia sexual donde no hay ni leyes, ni orden porque todo lo que se piensa y siente, pertenece a un suspiro sobrenatural.

Un día llegará

Un día llegará, la muerte a nuestros ojos, a nuestras manos, a nuestro sexo, a nuestra piel.

Ese día, ya no reirán más las canciones, ya no bailarán más las sonrisas, y ya no habrá más vacilaciones, entre tu alma y mi ser.

Ni de mí ni de nadie

Una mirada, atrevida e indecente, se desprende de tus ojos. Liberada de prejuicios, de credos, y de lazos morales. Así eres tú.

Tan fuera de lo común. Como magia, como espectro. Con un alma que pregona sentimientos de lujuria y libertad. Con manos de ángel, embestidas de ternura, pero al mismo tiempo, con un espíritu maligno que perturba y espanta cada pensamiento de bondad.

En tus labios, en ese escondido laberinto, he visto renacer la furia de los siete infiernos, quemando y redimiendo mis vagas noches de silencio.

Y así eres tú; ni de mí, ni de nadie.

La oscuridad...

Todavía siento tu oscuridad en mi piel.
Rozando, envolviendo, y bailando en cada rincón de mi ser.

Esa suavidad que es más infierno que deseo. El silbido de tus gemidos, tan continuo como el tiempo, y a la vez, tan perdido de toda timidez.

Esa piel me despierta, me atrae, y me consume en cada abrir y cerrar de ojos. A veces es inevitable sentirme quebrantado, pues te has convertido en más que un simple recuerdo.

Tú eres Ia oscuridad que ríe y juega en mi piel.

Se quedó

Se quedo aun conociendo todo mi pasado y notando el vacío entristecido que salía desde el fondo de mi alma.

A ella, nada le importó, ni mis miedos, ni mis heridas, y mucho menos mis errores.

Me aceptó tal como era, pero unió todos mis pedazos, y poco a poco me reconstruyó. Ella se hizo dueña de mi fragilidad, y me revistió con su carácter y ternura.

Ella no necesitó la aprobación de nadie, simplemente se sostuvo entre mis brazos y resolvió ser feliz con todas mis rarezas.

Amor verdadero

El amor verdadero abraza, no golpea.
Es abrigo en la tristeza, no rudeza.
Cicatriza heridas, no abre nuevas.
Comprende tus errores, no juzga.
Vive de magia, no de trucos.
Regala momentos, no tiempo.
Es generoso, no egoísta.
Es poesía, no cuento.

Mi Perfil

Julio Carreto:

Ingeniero Civil, Maestría en Administración con especialidad en Comercialización Estratégica.
Diplomado en Mercadotecnia, Diplomado en Administración de Ventas.
Consultor Especialista en Planeación de Negocios, Planeación Estratégica y Comercialización Estratégica.
Catedrático de Maestría, Diplomado y Licenciatura

Mail to: carreto.julio@gmail.com

Ver todo mi perfil

Advertencia

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.