...

...
No te preocupes amor lo que es verdadero nunca termina, nunca.

Confidencias

- ¿Te digo algo? Dijo ella
- Dime, solicitó él
- He sido injusta contigo
- ¿Por qué?
- Por pedir que me esperaras
- Ahora es mi turno de decirte algo, dijo él
- Dime, solicitó curiosa
- Te esperaría aunque no me lo hubieras pedido.
- Te amo, le dijo ella
- Te amo, confirmo él
:D

Quédate

Quédate le dije al oído suavemente, como queriendo extender el tiempo, tiempo que se le escurría entre las manos cuando estaba con ella.

Quédate un poco más, le pedí y ella sonrió con sus ojitos traviesos y su carita pícara.

Quédate le decía y ella contestaba con una sonrisa que alegraba mi alma.

Quédate era mi única palabra, diciéndola a su oído para sentir el tremor de su piel, ella estaba feliz como hace mucho tiempo no lo estaba

Quédate pedía y se quedó, pero solo unos preciosos minutos más, pues se había escapado y no debían descubrir su ausencia.

Quédate conmigo amor...
:D

Polvo de Ángel

Se encontraba escribiendo en su viejo escritorio, escribía para ella quien en muchas ocasiones leía sus cosas mientras el dormía.

A ella le gustaba llegar a hurtadillas, las primeras veces para saber si podía confiar en él, después cuando la confianza y el amor crecieron, lo hacía para leer lo que él con dedicación escribía para ella, el amor más grande de su vida.

La princesa Ángel llevaba tiempo indispuesta y no había ido al Bosque Encantado... esa noche fue diferente.

Mientras él escribía sintió un roce leve en su espalda, evitó moverse deseando que fuera ella. Después sus brazos lo rodearon por el cuello y una gran melena de negro cabello cayó sobre su rostro y él mientras tanto se llenaba de la fragancia de ella.

No sabía si estaba soñando, ella no decía una sola palabra, él solo la sentía y disfrutaba con los ojos cerrados por si fuera un sueño del cual no quería despertar y gozar al máximo ese inigualable momento. 

Sin mediar palabra ella lo giró en su silla y se sentó en sus piernas, buscando refugio en sus brazos se acurrucó en él.

La arrullo cual frágil niña y mesaba sus cabellos y besaba su frente, ella correspondía suspirando y aferrándose más a él, quien no cabía de la emoción.

Apenas se escuchaba su respiración, la cuidaba como algo muy frágil y ella sentía en su abrazo que se unían todos los pedacitos rotos de su ser y que sanaba su alma.

Era imposible describir el amor contenido en esos dos seres que sin palabras y con caricias se comunicaban esa noche y se entregaban uno al otro.

Afuera llovía, él le dijo suavemente al oído; "Siempre vienes con la lluvia"

Ella por respuesta le sonrió y lo miró un instante con sus ojitos que el amaba tanto, como agradeciendo sus cuidados, su paciencia y su amor sin límites.

Sus labios buscaron los de él que le correspondían profundamente. Se besaron y acariciaron con una ternura infinita, que las estrellas testigos indiscretos de ese amor, por no sentirse intrusas titilaban rítmicamente acompañando ese gran amor.

La mañana llegó como siempre pero al caballero la había parecido un instante, cuando abrió los ojos ella ya no estaba. El la seguiría amando en silencio el tiempo que fuera necesario. Le había parecido un sueño porque no notaba que su ropa estaba llena de polvo... polvo de ángel.

El pastor y un hombre...

Un pastor le preguntó a un hombre, que acudía cada domingo a la congregación, por qué no se bautizaba.
- Porque no creo, contestó el hombre
- ¿Entonces por qué vienes cada domingo desde hace meses? Preguntó asombrado el pastor.
- Porque creo que usted sí cree.

Muchas veces encontramos personas que piensan o hacen cosas diferentes a nosotros, cuyo gusto no compartimos pero que tampoco causan mal a nadie. No intentes cambiarlos, intenta conocer y entender.

Esta es mi reflexión dominical.
24/julio/2016

Después de un tiempo...

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Y aprende a plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... Y con cada adiós uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo te das cuenta de que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sea como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese único instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, extrañarás inmensamente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Y aprendes que hay 3 momentos en la Vida que uno no puede remediar: La oportunidad que dejaste pasar, la cita a la que no asististe, la ofensa que ya pronunciaste.

Con el tiempo también aprendes sobre El dinero... y entonces comprendes que: Puedes comprarte una Casa, pero no un Hogar. Puedes comprarte una Cama, pero no hacerte Dormir. Puedes comprarte un Reloj, pero no te dará el Tiempo. Puedes comprarte un Libro, pero no Conocimiento o lo que necesitas aprender. Puedes comprarte una Posición, pero no sirve para tener Respeto. Puedes comprarte Medicinas y pagar la consulta al médico, pero no te da Salud. Puedes comprarte Sangre, pero no Vida. Puedes comprarte Sexo, pero no Amor.

Con el tiempo también aprendes que la vida es aquí y ahora, y que no importa cuantos planes tengas, el mañana no existe y el ayer tampoco.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero infortunadamente, todo esto lo aprendes sólo con el tiempo…

No dejes escapar a las personas que hacen bonito tu mundo

No dejes escapar a las personas que hacen bonito tu mundo. Las personas que hacen bonito tu mundo son aquellas que permanecen. O sea, quienes te reconfortan, te sacan sonrisas, te sosiegan y te mantienen fuerte ante la vida. Con ellas las relaciones son sólidas, consistentes y leales. La gente bonita es la sincera, la que aprieta la mano y cuando mira a los ojos llega hasta el corazón. Su sola presencia emociona, porque respetan, porque no juzgan y porque siempre dan la cara. Por eso son las personas que hacen lindo nuestro mundo.
:D

Quiero un amor de todos los instantes

Quiero un amor de todos los instantes,
aunque no sea un amor para la vida;
quiero un amor con la ansiedad del antes
para después del ansia desmedida.

Quiero la fe de todos los amantes
en este solo amor, ver contenida:
tumulto de horizontes trashumantes
y luego, claridad de agua dormida.

Quiero un amor transfigurado en fuente
de todo florecer: fruto y simiente;
a tal único amor, mi amor sentencio:

aquél de la impaciencia y el latido
y la fiebre y el grito y el gemido
y el difícil momento del silencio.
:D

Mi Perfil

Julio Carreto:

Ingeniero Civil, Maestría en Administración con especialidad en Comercialización Estratégica.
Diplomado en Mercadotecnia, Diplomado en Administración de Ventas.
Consultor Especialista en Planeación de Negocios, Planeación Estratégica y Comercialización Estratégica.
Catedrático de Maestría, Diplomado y Licenciatura

Mail to: carreto.julio@gmail.com

Ver todo mi perfil

Advertencia

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.