...

...

...

...
No te preocupes amor lo que es verdadero nunca termina, nunca.

La Marioneta

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso pero, en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco y soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate...
Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto no solamente mi cuerpo sino mi alma.
Dios mío, si yo tuviera un corazón...
Escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol.
Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que ofrecería a la luna.
Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida...
No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.
Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor.
A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas, pero dejaría que el solo aprendiese a volar.
A los viejos, a mis viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.
Tantas cosas les he aprendido a ustedes los hombres...
He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.
He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.
He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo..

De la vida

De la vida no quiero mucho. Quiero apenas saber que intenté todo lo que quise, tuve todo lo que pude, amé lo que valía la pena y perdí apenas lo que nunca fue mío.

Vida

Vivir como una isla,
lleno por todas partes
de ti, que me rodeas
ya presente o distante

con un temblor de luz
primera, sin pulir,
sin arista de tarde,
ni sombra de jardín.

Y ángeles en espejos
guardando tu mirada
para hacerse verdades
y noches estrelladas.

La primavera besaba

La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.

Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
-recordé-, yo he maldecido
mi juventud sin amor.

Hoy en mitad de la vida,
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

Mire usted

Mire usted me tiene preocupado.
La siento flotando arriba mío.
Mientras camino, cuando como,
y hasta quando la sueño dormido.
Y eso me asusta. Sí. Quererla así.
Pues yo no creo en imposibles,
ni pretendo jugar con sus sentimientos.
Y me preocupa que usted no sepa la gravedad de lo que siento,
y en lo que se está metiendo.
Piénselo bien. Un amor como este es complicado.
Es una cicatriz que besa su corazón en cada latido.
Es un lunar en su piel con cada beso.
Es el hambre pintada en los labios con cada despedida.
Y espero que estas palabras no la asusten mucho,
ya que es mi deber comunicárselas.
Es que, simplemente, me estoy dando cuenta
de lo mucho que la puedo llegar a querer.

Fisgones

Dormir con ella, era una forma de decir, y no sólo le hacía el amor cuando compartíamos la cama, a veces ella sí dormía, y yo la miraba durante horas, preguntándome si acaso soñaba conmigo, guardaba los gestos que la luz dela luna me mostraba, cubría su cuerpo con las sábanas, o se las quitaba para adorar el brillo de su piel, o para conflrmar que sus curvas eran tan atractivas como se adivinaban tapadas. Lo sabía yo, sabía la luna que se asomaba por Ia ventana, y lo sabía el Sol, que cuando ella dormía desnuda, amanecía más temprano, sólo por mirarla.
:D

He aprendido

He aprendido que dejar marchar, es Ia manera más auténtica y generosa de querer. Que hay personas, y hasta momentos, en tu vida, como el agua que besa Ia orilla de todas las playas; que siempre regresan a ella. Sin importar qué tan agitada sea Ia tormenta, ni el tamaño de las olas, después… vuelve a la orilla que custodia su partida.

He aprendido que las personas, Iugares y emociones realmente importantes forman parte de tu día a día incluso cuando no puedes verlos, incluso cuando no vuelvas tal vez a verlos nunca más.

He aprendido que la presencia nunca es el espacio cóncavo de ninguna ausencia. Y que la distancia, el tiempo y los duelos son tan interminables como tu decidas.

He aprendido que hay despedidas que nunca se acaban porque no cabían.

Que hay cosas, pequeñas cosas que se vuelven grandes, por las que merece la pena seguir mirando al horizonte sentado en la orilla...

Mi Perfil

Julio Carreto:

Ingeniero Civil, Maestría en Administración con especialidad en Comercialización Estratégica.
Diplomado en Mercadotecnia, Diplomado en Administración de Ventas.
Consultor Especialista en Planeación de Negocios, Planeación Estratégica y Comercialización Estratégica.
Catedrático de Maestría, Diplomado y Licenciatura

Mail to: carreto.julio@gmail.com

Ver todo mi perfil

Advertencia

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.