Sin final a la vista

La gloria fue besar tu boca en una noche que duró cien vidas.

No es posible enterrar el pasado cuando aún vives tan dentro de mi.

Te amo sin final a la vista.

He tenido que pactar una tregua con el tiempo para esperarte sin esperar nada a cambio, para soñarte sin la ansiedad de abrir los ojos y encontrarte.

Te amo sin caducidad, sin días que contar, como todo lo que se ama para siempre.

Tormenta

Nuestro viento furioso grita a través de palmas gigantes 
sordos bramidos bajan del cielo incendiados con lenguas de leopardos 
nuestro viento furioso cae de lo alto. 
El golpe de su cuerpo sacude las raíces de los grandes 
árboles salen del suelo los escarabajos 
las serpientes machos. 
Nuestro viento furioso sigue su camino mojado 
es el jugo oscuro de la tarde que beben los toros salvajes 
es el castigador del campo. 
Los hombres oyen en silencio los gemidos del aire 
con el alma quebrada, el cuerpo en alto 
los pies y la cara de barro. 
Las indias jóvenes salen al patio, rompen sus camisas 
ofrecen al viento sus senos desnudos, que él se encarga de 
afilar como volcanes. 

Gran poema del amor fuerte

Mi amor está con las alas abiertas sobre el mar. 
--Costas, aguas y espumas. 
Mi amor brilla como las aguas sobre las aguas. 
El mar es redondo. 
El mar es pequeño. 
Mi amor es un alga marina. 
Mi amor es como un pájaro. 
Mi amor es una perla de luz que crece con 
la mañana. 
Quiero sembrar un árbol con esta ilusión que tengo. 
Yo quiero un cielo grande como un patio para dejar 
resbalar mi amor. 
Sobre rieles de viento. 
Mi amor es azul y claro. 
Quiero hacer florecer esta rosa en capullo. 
Que tengo sembrada en el bolsillo. 
Sol, ¡sol!, ¡sol! 
Y agua. 
Mi amor es un muchacho esbelto dentro de una chaqueta. 
Yo lo agarro y lo pongo sobre la mesa como un muñeco 
y él vive con sus ojos inmensos. 
Mi amor es un niño que imita el pito del automóvil. 
Por la calle, yo llevo mi amor como una culebra faldera, 
amarrada del pescuezo por un hilo, 
y ella se abraza a la calle 
y dibuja la silueta del terreno. 
Crece, crece, pompita de jabón. 
Jocote en la punta de una rama madura, 
botella del vidriero, 
chimbomba de hule en la boca de un niño. 
Todo. Porque es esférico completamente 
y se envuelve todo. 
Y porque está cerrado sin juntura. 
Deja que la pelota de mi amor, 
brinque en los peldaños de la escalera 
y caiga en el agua de tu estanque. 
(Mi amor, es fresco y suave como la languidez de tus 
cabellos.) 
Mi amor, mujer, es como tú misma. 
¿Por qué ha estallado esta flor? 
Mi amor está con las alas abiertas sobre el mundo.
Mi amor brilla como el mundo sobre el mundo. 
Mi mundo es redondo. 
¿El mundo es pequeño? 
--Mi amor es un mundo. 

Poema a pie

Qué actitud, qué gallarda pose original se puede tomar 
ante la proximidad de este poema? 
Te lo pregunto a ti, oh hábil diseñadora de nuevas 
sonrisas!, la única 
que puede ofrecerme en un plan de cinco munutos la más 
conveniente arquitectura de mi genio actual 
Decían los maestros chinos de la dulce poesía 
que el poeta quedaba enfermo y ojeroso después del 
trance amargo; 
pero yo te suplico, bondadosa musilla de ojos ingenuos, 
que no hagas que mi miel sea elaborada a costa de mi 
sangre, 
porque mucha sangre se ha desperdiciado últimamente y 
(andan 
escasos de leche los pechos de las madres. 
Un poema que sale a pie, y como está inédito, yo le digo: 
Hasta que te vea te creo, 
pretendo primero, sacudirme de encima estas alas de ángel 
que me agobian, 
a ver si botando toda esa pluma quedo con la ternura 
virginal del pollo 
o siquiera con algo de ese equilibrio inestable de lo que 
da risa, 
tan lleno de emoción y de lágrimas como el cristal que ya 
va a caer 
y no cae, pero que sabe que ya va a caer. 

Yo que he tenido la mala suerte

Yo que he tenido la mala suerte
de que Dios se enamorara de mí.
He quedado fuera del juego erótico.
Otros en esos juegos se reirán de mí.
                    Cuando mi amor en Granada
                    ilimitado ¿estabas celoso?
Mis deseos sexuales han sido y son
tan sólo analogías de mi amor a vos.
Creo que te agradan mis deseos sexuales.

Yo he sido muy ardiente

Yo he sido muy ardiente.
La historia de mi vida ha sido una historia de amor.
          ¿De amor? ¡De soledad!
De soledad y amor.
                    De soledad.
          Sexualmente
muy ardiente.

Vi hace muchos años

Vi hace muchos años desde un bus en Virginia
o Alabama
una muchacha rosada, con pantalones azules
subida a una escalera, cortando manzanas
(la madre llamando desde adentro)
y otra muchacha, la hermana, pantalones azules
pintando de blanco el porche de la casa
-Y miraron hacia el bus que pasaba y aceleraba.
El tiempo ha pasado como el bus de la Greyhound
pero quedaron, a pesar de los años, la pintura
fresca en el porche
la brocha chorreando
la mano en la manzana, las miradas
hace años, una mañana, Virginia o Alabama
el estado está olvidado.

Mi Perfil

Julio Carreto:

Ingeniero Civil, Maestría en Administración con especialidad en Comercialización Estratégica.
Diplomado en Mercadotecnia, Diplomado en Administración de Ventas.
Consultor Especialista en Planeación de Negocios, Planeación Estratégica y Comercialización Estratégica.
Catedrático de Maestría, Diplomado y Licenciatura

Mail to: carreto.julio@gmail.com

Ver todo mi perfil

Advertencia

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines.